Cambio duradero de alimentación es posible

Cambio duradero de alimentación es posible

La alimentación se define como la acción y efecto de alimentarse, un proceso mediante el que los seres vivos consumen alimentos para conseguir los nutrientes necesarios para la vida. Sin embargo, ¡la alimentación es mucho más que eso! La comida no cumple una única función de alimentar y nutrir, sino que la comida esconde muchos más aspectos que hacen de ella algo más complejo. Por eso, un cambio de hábitos nutricionales puede resultar algo muy complejo para muchas personas. En este artículo explico porqué un cambio de alimentación duradero puede ser tan difícil y la clave para conseguirlo.

Introducción

La alimentación debería ser algo muy sencillo, puesto que se trata de un acto básico de la naturaleza humana.

Sin embargo, la alimentación en las personas es mucho más compleja de lo que parece en un primer momento.

Muchos aspectos influyen en esta complejidad:

Las creencias y los mitos sobre alimentación, las costumbres familiares y culturales, las emociones, los significados de la comida, la elección de los alimentos, las asociaciones aprendidas en la infancia de manera inconsciente, la publicidad, etc.

Qué es la alimentación

La alimentación es un proceso biológico pero además, es un proceso social y psicológico que se ve condicionado a factores internos y externos.

Factores internos

  • Hambre.
  • Emociones.
  • Significados.
  • Pensamientos.
  • Recuerdos.
  • Aprendizaje.

Factores externos

  • Sociales.
  • Culturales.
  •  Olor y apariencia.
  •  Lugares.
  •  Horarios.

Cambio duradero de alimentación es posible

La comida

En occidentes, cuando pensamos en la composición de la comida solemos referirnos al conjunto de nutrientes en forma de proteínas, carbohidratos, grasas, fibra, minerales, vitaminas, agua. Pero la comida es también muchas otras cosas: emociones, conductas, pensamientos, afectos, símbolos.

En este sentido, la alimentación supone muchos aspectos importantes para la persona. A través de la comida podemos expresarnos y desahogarnos. Por ejemplo, la comida puede ser una forma de generar autonomía. Cuando elegimos lo que queremos comer, estamos actuando con la autonomía de escoger aquello que queremos ya sea de manera consciente o inconsciente.

La comida también es consuelo. Cuando nos sentimos estresados o sentimos miedo ante una situación real, buscamos seguridad en la comida.

Además, el confort también es un aspecto que la comida nos puede aportar. Cuando necesitamos cariño, ciertos tipos de alimentos generan esa sensación en nuestro cerebro.

Por tanto, un plato de comida es capaz de nutrir nuestro cuerpo y pacificar nuestra alterada mente. La comida podrá saciarnos, es decir hacernos sentir llenos, pero no necesariamente cualquier tipo de comida es capaz de satisfacernos en el plano emocional y espiritual. Y es en este sentido, dónde tenemos que prestar atención.

Reconocer qué, cuánto, cómo y cuanto comemos es fundamental para establecer unas pautas efectivas para cambiar de alimentación de manera duradera.

Cambiar de alimentación

Ahora que conoces los factores que intervienen y qué significado puede llegar a tener la comida, comprenderás que cambiar de alimentación no es nada fácil.

Aunque no existen alimentos malos ni alimentos buenos, si que existe un modo de alimentación adecuado y sano para cada persona. De acuerdo a la ciencia ayurvédica nuestra alimentación debe ser siempre personalizada en función de nuestro biotipo y circunstancias.

Seguir una alimentación inadecuada durante un tiempo, genera un estado de desequilibrio que provoca la enfermedad. Esto puede ocurrir en un mayor o menor plazo de tiempo.

La alimentación es una forma maravillosa, y al alcance de cualquier persona, para prevenir futuros problemas de salud y vivir con un mayor bienestar.

Sin embargo, cuando nos embarcamos en un cambio de alimentación, muchas personas no son capaces de lograr sus objetivos. Y es que como hemos visto, hay muchos factores en juego dentro de un plato de comida.

Retos a superar al cambiar de alimentación

Como hemos visto antes, todas las personas comemos en mayor o menor grado en función a varios factores internos y externos. Aquí se incluyen características como nuestro estado emocional, nuestra cultura, pensamientos, horarios, etc. Modificar nuestra alimentación, en muchos casos, puede significar eliminar o ir más allá de estos factores condicionantes para lograr unos hábitos sanos.

Pero no es necesario eliminar todos estos factores, de hecho sería imposible hacerlo. Para mejorar nuestra alimentación debemos detectar los aspectos que queremos mejorar y hacerlo de manera razonable y ordenada.

El principal reto está relacionado con las emociones. Las emociones son respuestas a un estímulo externo y juegan un papel fundamental en la alimentación. En muchas ocasiones un trabajo a nivel emocional es necesario y de hecho, es el principal reto a superar. Para mejorar la alimentación es fundamental aprender a gestionar correctamente las emociones.

Clave para un cambio duradero de alimentación

La clave para lograr un cambio duradero de alimentación se basa en una premisa:

“alimentación personalizada”

La alimentación personalizada cubre las necesidades específicas desde un punto de vista fisiológico pero también psicológico. Por ello será capaz de lograr satisfacción.

Crear un plan a medida es la clave para conseguirlo. Pero no cualquier plan puede funcionar.

Un plan de acción para un cambio duradero de alimentación debe cumplir los siguientes requisitos:

  1.  Ser personalizado.
  2. Dar la oportunidad de elegir, de seleccionar y de planear las propias comidas.
  3.  Ser flexible.

Si te interesa trabajar tu plan de alimentación personalizado, aquí tienes más información. Puedes reservar una sesión de valoración gratuita contactando conmigo aquí.

plan de alimenrtación para un cambio duradero de hábitos de alimentación

Y si no cumplo el plan

Para lograr un cambio de alimentación duradero no solo es necesario contar con un plan personalizado. Para que funcione es esencial mantener el plan. Pero en muchas ocasiones la vida se complica, y no resulta fácil seguir las recomendaciones. Esto es totalmente normal y natural.

Cuando no seguimos el plan a lo largo de uno o varios días, es fundamental no desanimarse y retomarlo. Siempre existe la posibilidad de volver al plan y seguirlo. No por no seguirlo unos días significa que debas abandonar. Al contrario, es algo normal, simplemente debes volver a seguirlo y cada vez estarás más cerca de mantenerlo más y más tiempo.

Conclusiones

La alimentación en las personas es un proceso biológico, social y psicológico complejo. Para prevenir enfermedades y disfrutar de una vida plena muchas veces es necesario mejorar la forma en la que nos alimentamos. Conseguir un cambio duradero de alimentación requiere superar retos como la gestión emocional y la toma de consciencia de creencias insanas. La clave para lograr el cambio es seguir un plan de alimentación personalizado, flexible y que aporte la opción de elegir, seleccionar y planificar las propias comidas.

 

¿Te ha gustado este artículo?

Compártelo y déjame un comentario, ¡me encanta leer tu opinión!

Concha Alba, 27 de noviembre del 2019, Concha Alba Ᾱyurveda.

Comentario